Crece incidencia de cáncer colo-rectal en pacientes de 60 años

Categoría de nivel principal o raíz: Noticias Categoría: Patologías Publicado: Lunes, 31 Octubre 2016 15:19 Visto: 121

En rueda de prensa, el médico adscrito al Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco indicó que esta forma de cáncer “es ligeramente mayor en hombres, siendo la sexta década de la vida la de mayor frecuencia en cuanto a su diagnóstico”.

Dijo que, como ocurre con otros tipos de cáncer, el origen del tumor maligno de colon y recto no tiene una causa específica, por lo que se le considera multifactorial, “es la predisposición genética y la alimentación pobre en fibra, los factores con los que más se ha asociado”.

“Aunque la mayoría de las veces su presentación es de tipo esporádico, es decir, no tiene un origen de herencia genética familiar”, resaltó.

Detalló que además de la falta de fibra en la dieta, el consumo excesivo de alimentos ricos en grasa, al igual que el estreñimiento crónico, el sedentarismo, la obesidad y la aparición del cáncer en algún familiar antes de haber cumplido 45 años, incrementan la probabilidad de presentarlo.

En cuanto a los síntomas del cáncer de colon y recto, expuso que pueden ir desde no tener molestia alguna, hasta sangrado transrectal (síntoma éste que puede confundirse con hemorroides) y puede haber dolor abdominal tipo cólico, muy similar al que ocurre en los episodios de colitis.

Explicó que con frecuencia, previo al diagnóstico los pacientes refieren haber cursado con cuadros de estreñimiento y diarrea en forma intermitente, "así como con estrechez de las heces, cambios en el tránsito intestinal y anemia crónica".

“Sin embargo, en fases avanzadas puede haber oclusión en los intestinos, la cual es una urgencia quirúrgica, donde se descubre, tras el análisis del tejido intestinal, que se trata de cáncer”.

Detalló que para el diagnóstico de este cáncer, el tacto rectal es apenas una de las varias alternativas que existen, “porque además se deben hacer análisis clínicos de heces fecales a fin de encontrar sangre oculta en ellas, lo cual es un indicio de esta enfermedad”.

Expresó que resultan muy útiles para la confirmación del diagnóstico, estudios como tomografía axial computarizada, colonoscopía o rectosigmoidoscopía y análisis laboratoriales que incluyen marcadores tumorales.

Expuso que en el mundo, cada año se diagnostican por lo menos un millón de casos nuevos de cáncer colo-rectal, mientras que en Jalisco se habla de 500 en el mismo lapso de tiempo, con una tasa de mortalidad de tres por cada 100 mil habitantes.

“Aunque puede haber casos desde los primeros años de vida, es a partir de los 55 años en que su aparición es más notoria, sobre todo hacia la sexta y séptima décadas”, afirmó.

Enfatizó la importancia de que ante la presencia de cualquier síntoma, evitar la automedicación, “sobre todo porque algunos de ellos pueden confundirse con otros padecimientos como colitis, estreñimiento y hemorroides”.

Resaltó que como sucede con otros cánceres, un diagnóstico temprano marca diferencias, “inclusive pueden conseguir la curación, mientras que si se deja avanzar el paciente debe ser sometido a una intervención quirúrgica y a tratamientos de radio y quimioterapia, todo en función del estadio de la enfermedad, con una sobrevida de tres años en promedio”. Notimex