Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

¿Benignos o malignos?, así es el misterio de los quistes ováricos

Abr 18, 2024

Ciudad de México. Como resultado de la ovulación, las mujeres enfrentan la posibilidad de desarrollar, en algún momento de su vida, quistes en uno o ambos ovarios. Si bien la mayoría son funcionales, benignos y no requieren cirugía, otros implican complicaciones o hasta la presencia de una neoplasia maligna; por ende, es indispensable detectarlos a tiempo y ponerles nombre y apellido.

De acuerdo con el Dr. Gabriel Alejandro Gallo, socio titular del Colegio Mexicano de Ginecología y Obstetricia, estas tumoraciones pueden ocurrir a cualquier edad, pero son más comunes en la etapa reproductiva. También entran en juego factores como tratamientos para la infertilidad, uso de tamoxifeno (medicamento antiestrogénico empleado en la prevención y manejo de ciertos tipos de cáncer de mama), embarazo, hipotiroidismo, gonadotropinas maternas, tabaquismo y ligadura tubárica.

“Aunque muchas pacientes consideran que poseen quistes ováricos asintomáticos sin estar diagnosticadas, la mayoría de los casos son hallazgos incidentales al examen físico o a la imagenología pélvica. En cambio, quienes sí presentan señales refieren dolor o presión unilateral o de abdomen bajo, alteraciones en el ciclo menstrual y sangrado uterino anormal. O, en ciertas ocasiones, el quiste se rompe o sufre torsión, por lo cual la molestia se torna aguda, severa y se acompaña de náusea y vómito”, detalla.

Los quistes, señala el ginecólogo dentro de su artículo publicado en la plataforma especializada Chopo Médicos, pueden ser foliculares (cuando los folículos maduros no se rompen durante la ovulación) o del cuerpo lúteo (ya sea simples o complejos). Ambos ocurren durante el ciclo menstrual normal, habitualmente son asintomáticos y se resuelven de forma espontánea.

Otra categoría son los tecaluteínicos, asociados a la sobreestimulación por niveles elevados de hormona gonadotropina coriónica humana; se identifican en mujeres embarazadas, con enfermedad trofoblástica gestacional, embarazo múltiple o hiperestimulación ovárica. En tanto los neoplásicos, ya sean benignos o malignos, se relacionan con un crecimiento anormal y exagerado de células.

“La ultrasonografía transvaginal es el estudio de gabinete de elección, el cual nos permite establecer características de la tumoración y la sospecha de benignidad o malignidad. Por ejemplo, los quistes uniloculares (que tienen un solo compartimento) de menos de 10 centímetros en pacientes premenopáusicas son, por lo general, benignos; en ausencia de síntomas, es posible vigilarlos con ultrasonidos seriados”, agrega.

Por último, el Dr. Gallo exhortó a las mujeres a procurar revisiones periódicas porque, más allá de que “del 70 al 80% de los quistes foliculares se solucionan con naturalidad y ostentan un panorama favorable, si una tumoración es maligna, el pronóstico es más negativo pues el cáncer de ovario suele detectarse en fases tardías”.

Redacción MD

Facebook

Contenidos por fecha

« Mayo 2024 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Ver notas por categoría

Lo + visto

Ad Bottom